domingo, 2 de diciembre de 2007

Una Vida Menos Ordinaria

Me pasa cada vez que me voy de vacaciones. Vuelvo con la certeza de que otra vida es posible. Y no estoy hablando de rascarse el higo todo el día. Eso está bueno por un tiempo corto. Hablo de vivir más relajado, de manera más saludable que esta rutina demencial en la que de lunes a viernes nos esclavizamos 10 horas por día y nos desvivimos por cosas que no tienen la más mínima importancia. Llega un punto en el que tenés que entender que vida hay una sola y es muy corta. Y que existe otra manera de encararla. Y que es bueno darse cuenta, aunque sea ahora, a no darse cuenta nunca.
Ya sé que el cliché es que todo el mundo odia su trabajo. Pero bueno, inclúyanme. De todas formas, voy más allá del empleo. Hablo de una filosofía de vida que te permita disfrutar de las cosas simples. Darte un tiempo para encontrarte con vos mismo y con tus seres queridos. De hacer de tu vida algo productivo, no sólo monetariamente sino para tu espíritu. Que lo que hagas diariamente te haga crecer como persona.
Había una película que se llamaba Una Vida Menos Ordinaria, y si bien no hablaba exactamente de esto, su título bien resume mi sentimiento. Eso quiero para mí. Algo menos común, más estimulante. No levantarse sabiendo que el día de hoy será igual al de ayer y al de mañana. Que mi biografía no sea una fotocopia. Es un lindo objetivo. Sé que he comenzado los primeros pasos hacia ese horizonte. Y eso ya me pone feliz. Es mucho mejor que quedarse sentado mirándolo.
Bueno, disculpen el post intimista. Próximamente les sigo hablando de cine y esas cosas.

4 comentarios:

Oscar dijo...

Nada mal como objetivo. Y si este planteo se hace cuando hay muchos años por delante, es más posible acercarse a lograrlo.
Si de algo sirve la experiencia ajena... viajá todo lo que puedas. No existe mejor forma de gastar la plata que se tenga. Y abrí la cabeza a todo lo que puedas conocer. Gente, lecturas, música, películas... no sólo a las cosas preferidas, sino a las que imaginás que no van a gustarte. Si lo ratificás, al diablo. Pero a veces te llevás cada sorpresa...!!

Damián de Haedo dijo...

Oscar:

Muchas gracias por el consejo. Lo de viajar es bárbaro, aunque por ahora estoy más cerca de viajar en el techo del Belgrano que de subirme a un avión. Espero tener la chance próximamente. Por lo demás, seguiré buceando en cine, música y literatura.
Un abrazo y gracias.

Wonder woman dijo...

No hay nada mejor que tener una vida ordinaria que te haga completamente feliz. Como se dice, el valor de las pequeñas cosas.
Como decís vos, tener tiempo para disfrutar con los seres queridos, en un lugar que te guste estar y haciendo lo que te apasiona.
Pero es tan dificil... creo que son contadas con las manos las personas que encuentran exactamente eso. Dichosos de ellos. Ojalá, algún día me pase lo mismo...
Bienvenido.

radamanthys dijo...

volvi a escribir algo sobre cine, quiero que verifiques los datos, ya que vos sabes mucho mas que yo
un abrazo