sábado, 23 de febrero de 2008

¿Sobreactuación?

A propósito del estreno de Petróleo sangriento (perdón, pero da tela para cortar esta peli), estuve leyendo y escuchando algunas críticas sobre la película en distintos medios. En general, las opiniones han sido muy positivas pero, en algunos casos, se ha señalado la tendencia del protagonista, Daniel Day-Lewis, a la sobreactuación. Y esto me hizo pensar. Primero, en si era realmente así. Y luego, en cuándo un actor está “sobreactuando”.
Que existe la sobreactuación en el cine, nadie puede negarlo. Se ve mucho, por ejemplo, en actores acostumbrados al teatro, ámbito en el cual, dadas las características físicas, sí es necesario exagerar para poder llegar a toda la sala. En el cine, en cambio, la cámara capta todo, hasta los parpadeos. Por eso reclama un tipo de actuación más reservada. Pero también creo que un componente muy importante de la actuación es, además de la credibilidad, la diversión. La capacidad de entretener al espectador. De sorprenderlo. Y una parte de este arte reside, justamente, en exagerar un poco. No creo que un actor deba siempre interpretar un personaje de la forma más naturalista posible. Un poquito debe exagerar sus modismos para transmitir sensaciones que impacten al espectador. Pero está en la capacidad del actor (y de quien lo dirija) saber cuál debe ser el límite. Además, debe tenerse muy en cuenta el tono y el estilo de la película. Muchas veces cierto tipo de cine (la sátira, la comedia negra) reclama una actuación exacerbada. O sea, es importante que el tipo de actuación guarde coherencia con el film en cuestión. Allí, de vuelta, jugará mucho la mano del director (además del talento del actor).
La actuación de Day-Lewis es ciertamente explosiva. Su Daniel Plainview es esa clase de personaje que en inglés se identifica como “larger than life”, término que alude a algo que es, justamente, más grande que la vida. O sea, exagerado. Pero Petróleo sangriento es una película grandilocuente que reclamaba una interpretación acorde, que comande las dos horas y media de relato y que guarde relación con el tono casi operístico de la historia. No me imagino a Bill Murray, por ejemplo, haciendo este papel. Lo suyo, igualmente brillante, es lo opuesto. Es minimalismo puro. Transmitir todo casi sin hacer nada. Pero aquí se necesitaba justamente lo que Day-Lewis entregó. Una interpretación sorpresiva, dinámica, entretenida, exagerada y, según mi humilde opinión, inolvidable. Si esto es sobreactuar, bienvenido sea.

15 comentarios:

Wonder woman dijo...

Estoy de acuerdo con vos, en especial con ciertos excelentes actores como Bill Murray, que actúan minimalmente (¿existe eso?).
Otro ejemplo de sobreactuación bien hecha (creo que ya lo hablé con vos alguna vez) es el caso de Ben Kingsley en Sexy Beast. Era importante esa sobreactuación en ese papel.
Te imaginás al patadura de Gastón Pauls haciendo el papel de Daniel Day-Lewis??? Nooooooooooo!
Beso Dami.

Jorge dijo...

Pues me parece que los únicos que obviamente pueden caer en la sobreactuación son los excelentes actores, Quizás Daniel Day Lewis lo hizo aquí (no lo sé porque todavía no lo vi). Si noté sobreactuación en "Pandillas de Nueva York" por ejemplo, pero asi y todo es una gran actuación suya.

Lo mismo va para Sean Penn en "Todos los hombres del Rey", pero estoy de acuerdo contigo, si eso es sobreactuar aunque sea un poco, bienvenido sea.

Gaby dijo...

¡Qué gusto leer que seguís escribiendo sobre "Petróleo Sangriento"! Creo que lo que nos lleva a escribir sobre determinados temas (en este caso una excelente peli) son justamente las cosas que no nos resultan indiferentes. Ésta, sin dudas, es una de esas ocasiones asi que, ya sea por el guión, la dirección, el arte o una mal llamada "sobreactuación", bienvenido sea el post y las críticas que de él surjan...que ladren, Sancho nomás...y una vez más, mi total devoción y babeo al gran Daniel Day Lewis
Beso!

Celes dijo...

Hay actores que saben llevar la sobreactuación, porque no se pasan del límite, pero hay otros que son insoportables, que pasan a histéricos ya

Un ejemplo, para mi es ben stiller, o eddie murphy
No los tolero


saludos!

ADN dijo...

Me gusta mucho Daniel day Lewis, aunque clro no vi esta peli como para opinar sobre su trabajo ahi.
La primera vez q lo vi fue en una peli que se llamaba "Mi pie izquierdo".

Wonder; Gaston pauls es julio Cavez al lado de ...Sebastian Estevanez...

Jesús Mtz dijo...

Muy buenas entradas y sobre todo un conocedor !!!
en buena hora mil felicidades por tu blog, esta muy bonito !!!
me despido de ti con un cordial saludo...

Damián de Haedo dijo...

Wonder: Sexy Beast es otra "sobreactuación" genial.
Y con Gastón Pauls la peli se llamaría Petróleo embolante... Besos.
Jorge: bien dicho. Si el actor es bueno, suele saber donde está el límite. Aunque ha habido excepciones. Abrazo.
Gaby: gracias! Yo a Daniel sólo lo admiro, lo del babeo te lo dejo a vos. Besos.
Celes: sí, que hay tipos que sobreactúan mal nadie lo duda. De Stiller no sé si diría que sobreactúa, pero sí que hace siempre lo mismo. Para comediantes exagerados tenés a Jim Carrey y Robin Williams... Besos.
ADN: mmm Gastón Pauls no es Chávez al lado de nadie, te diría. Estevanez directamente no rankea, es de la D. Pauls te diría que es un tronquito, pero que juega en primera. Bah, es como una ameba, no transmite nada. Tiene un estilo "Delarruista" de actuar... Besos.
Jesús: bienvenido! Y desde tierras aztecas! Gracias por tus palabras. Ojalá que se repita. Un abrazo.

Celes dijo...

Damian, tenés razón
Esos también están en mi lista de actores que no soporto jaja

Saludos!

Mangosta dijo...

Aguanten Will Ferrell, Steve Carell, Ben Stiller (vean Dodgeball y después hablamos), el Adam Sandler de antes, Jim Carrey, Mike Myers y algunos más que no recuerdo ahora. Day Lewis era el tipo de actuación que necesitaba Petróleo sangriento. Recuerden a Tom Cruise en Magnolia, por ejemplo. Anderson precisa eso para sus relatos enormes, desbordantes, imposibles de tomar en una sola mirada.

Para mí muchas veces hay más sobreactuación en ciertas poses estáticas de Bill Murray o por ejemplo el cine de Wes Anderson, que aquí donde se es tan visceral, tan gigante.

saludos mang-hostiles

Damián de Haedo dijo...

Celes: Ah, me parecía...
Mangosta: me encante Will, es un capo. Stiller, como dije, creo que hace rato viene haciendo lo mismo (la del museo fue muy mala...) Carrey me gusta más en drama que en comedia.
Y Murray me encanta, si bien también ya se repitió un poco con su pose... Abrazo.

Juliana dijo...

No vi la peli así que no puedo opinar, pero si decir que me gusta mucho Daniel Day-Lewis, en todo tipo de personajes (desde La edad de la inocencia a Pandillas de Nueva York, por nombrar sólo dos bien diferentes) Creo que siempre está impecable.
Yo por sobreactuación siempre entendí al actor que rellena con mohines lo que no puede con talento... Tengo un concepto equivocado, no? Porque eso es muy diferente a exagerar los matices de un personaje para lograr el efecto que pueda requerir la película. Para lograr eso sin caer en la caricatura, creo yo, se necesita más talento que el habitual. Pero obviamente no soy una entendida en el tema!
Coincido con vos en lo de Jim Carrey, lo prefiero en drama.
Como siempre, me encantó el post.
Saludos!!

Francisco dijo...

Hola Damián, interesante el análisis que haces de la actuación, no me había percatado de la diferencia en la actuación del cine y el teatro. No he visto There will be blood, ya diré cómo me pareció la actuación de Daniel Day Lewis, saludos.

Damián de Haedo dijo...

Juliana: hay muchas formas de sobreactuar. La que vos decís es una. Además, ojo que yo digo que exagerar algunos matices NO es sobreactuar. Besos.
Francisco: espero tu opinión, entonces. Confío en que te gustará.

Juliana dijo...

Bueno, no se me enoje entonces, que estamos diciendo lo mismo! ;)
Lo mío era una consulta, no un reclamo. Y si no estaba errada en mi concepto, entonces no entiendo a algunos críticos cuando hablan de sobreactuación. A eso apuntaba mi comentario. Pero tus palabras, como siempre, me parecieron muy atinadas. Aún las veces que opinamos distinto me gusta tu forma de expresar y fundamentar las cosas. Beso!

Damián de Haedo dijo...

Juliana: no, por favor, que no me enojé para nada. Si sonó (o se leyó así), perdón.
Siguiendo con lo de la sobreactuación, es todo muy relativo y subjetivo, así que en definitva también es una cuestión de gustos. Y yo tampoco entiendo a muchos críticos...
Y muchas gracias por tus palabras. No merezco tantos halagos.
Besos.