jueves, 8 de noviembre de 2007

¡Qué miedito!

Cuando era chico (5, 6 años) las películas de terror me daban un cagazo importante. Hoy en día me divierten y las disfruto bastante, pero de pibe se complicaba. Confieso que hasta me asusté con el video de thriller de Michael Jackson (bah, ahora me sigue asustando Michael, y sin maquillaje).
El tema es que recuerdo un mostro en particular que ocupa, sin dudas, el primer lugar en el podio de mis sustos: Nalder, el vampiro principal de La hora del vampiro (Salem’s Lot, 1979). Es este hijo de puta que les muestro acá. Miren lo que es: una especie de Nosferatu casi sin rasgos humanos. Sin romanticismo. Pura sed de sangre. Totalmente siniestro.
La película en cuestión, hecha para TV y basada en la novela de Stephen King, estaba protagonizada por David Soul (el de Starsky & Hutch). Y no recuerdo si estaba muy buena, porque hace mucho que no la dan. Pero sí sé que cuando vi por primera vez al pelado este, estuve sin poder dormir por una semana. Me acuerdo patente la primera vez que aparece en la película. Era escalofriante, realmente.
Ahh, los mostros de nuestra infancia... A pesar de todo uno les guarda cariño. Ahora, de grande, me dan mucho más miedo las cosas del mundo real. Como en el Laberinto del Fauno, a veces es mejor refugiarse en el mundo imaginario, por más que haya tipejos como este, ¿no?

4 comentarios:

Lauris dijo...

Siiiiiiiiiiii! Que miedito que me daba ese vampiro?
¿Era una especie de misiserie? A mi me daba mucho miedo y recuerdo que por un tiempo no pude dormir tranqui mirando la ventana de mi dormitorio porque me acordaba de una escena donde estaba un nene durmiendo en su habitación y su hermanito vampiro aparecía por la ventana y le pedía que la abra...
Si! Qué miedito!

Damián de Haedo dijo...

Sí, originalmente fue una miniserie. Se daba en dos capítulos. Y esa escena también la recuerdo. Bastante jodida... Uff, ahora me va a costar dormirme en serio...

Federico Lizzi dijo...

Lo mismo me pasó cuando ví por primera vez ALIEN... habré tenido 6 o 7 años. Que cagazo, no me podía dormir...

Por cierto, muy bueno tu blog Damián. Prometo seguir visitándolo.

Saludos!

Damián de Haedo dijo...

Federico:

Gracias por tu comentario. Y sí, Alien fue otro bicharraco que perturbó mis sueños de niño.
Saludos!