lunes, 15 de octubre de 2007

Grandes creaciones: El Gran Lebowski

Hay películas que uno puede llegar a ver infinidad de veces. Son aquellos filmes que cada vez que los pescamos en la tele, nos quedamos mirando, por más que nos conozcamos de memoria todos sus diálogos. No sé Ustedes, pero yo he descubierto que una de las principales razones por las que me engancho con determinadas películas es por las actuaciones. Cuando una interpretación es buena, interesante y original, me dan ganas de volverla a ver.
Ahora, existen buenas actuaciones, grandes actuaciones y, también, grandes "creaciones". Una "creación" es cuando se excede la mera actuación y se logra generar un personaje que trasciende la historia de la película para pasar a formar parte del imaginario cultural. Este es el caso de El Gran Lebowski (The Big Lewboski, USA, 1998), excelente comedia de los hermanos Coen que cuenta con la presencia involvidable de Jeff Bridges en el papel de Jeffrey Lebowski, un hippie cuarentón que lo único que hace de su vida es jugar al bowling y fumar marihuana, hasta que un día se ve enredado en una intriga policial que sacude bastante su sedentaria existencia.
Lo que Bridges hace con un personaje que bien podría haber sido una caricatura es admirable: la postura corporal, sus gestos, su forma de hablar y su aspecto general dan cuenta de un gran actor (uno de los mejores de su país, sin duda) que aborda cualquier personaje con la misma intensidad y seriedad, sin importar que se trate de un drama o una comedia disparatada (como ésta). Seguramente, Jeff hizo uso de algo de memoria emotiva en la creación de este personaje, ya que él mismo fue un hippie durante su adolescencia, años antes de convertirse en famoso actor.

En suma, un personaje inolvidable para una gran película en la que también se destacan otros brillantes actores como John Turturro, John Goodman, Steve Buscemi y Juliane Moore. Una película, y una actuación, para atesorar.

4 comentarios:

Michifus dijo...

Qué tal. Una excelente manera de arrancar el foro, con Marty Feldman y los Coen.
Mucha merd y estamos en contacto.


M.

POMELITO dijo...

Te confieso que a mi me pasa eso con Grease... No puedo evitarlo. Se los dialogos, ni hablar de las canciones y me la paso moviendo el piecito al compas... Ya se que no se compara con lo que vos estas contando, pero no se mucho de cine. Simplemente me gusta ver pelis. En fin, que empieces bien el blog. Te invito a pasar por el mio...besos

Damián de Haedo dijo...

Sí se compara lo que decís. Si bien yo hablo en este caso de una actuación en particular, muchas veces me pasa que me gusta ver una película varias veces por motivos que desconozco. Se da una conexión, qué se yo... Y no creo que haya que ser un erudito para disfrutar del buen cine (no lo soy ni por puta). Hay que tener la mente abierta y nada más.
Gracias por tu comentario!!

radamanthys dijo...

totalmente el gran lebowsky es una gran pelicula, aguante Walter que con cualquier cosa saca el tema de vietnam, es muy bueno tu blog me encantan las pelis y hablar de ellas le voy a prestar atencion cada vez que puedo, suerte